Three Effects of Celebration Abuse

andrew

by Andrew Mason

[I Joel Comiskey want to present Andrew Mason, the Lead Associate Pastor of Thrive Church, where he oversees Small Groups, Discipleship Ministries and Pastoral Staff. He is Founder of SmallGroupChurches.com, an online community of leaders dedicated to growing churches one small group at a time. Andrew resides in Elk Grove, CA with his wife Camille and their son. Check out: http://www.SmallGroupChurches.com]

“A mile wide and an inch deep.” That’s how early American settlers referred to the Platte River. Its discovery by French explorers resulted in the French word for plate (which meant flat) as its name. The Platte River is a broad and shallow channel of water that runs for over 300 miles through the state of Nebraska.

When a church only values large gatherings and celebration attendance it develops the same attributes as the Platte River. Rick Warren says, “A church’s strength and health is revealed in its small groups, not its pulpit! A body’s life is in cells, not its mouth!” Large gatherings can develop the breadth of the church but we need breadth and depth in the body of Christ.

Last year in my own church I watched as the celebration attendance paralleled the cell group participation. As the cell group participation trended upward so did the celebration attendance. The opposite dynamic also held true. This begs the question, “Why?”

I believe there are several contributions cell groups make to a church that converge together and positively impact the celebration services. However, if all of the energy and focus goes exclusively to the weekend events, the church will experience three Platte River Effects…

1. Shallow Commitment – a disciple is a disciplined follower of Christ. Mature disciples are made in healthy communities, not massive crowds.

You cannot fellowship with thousands of people. You can practice the “58 one another’s,” (love one another, serve one another, etc.) in a cell group though.

When a church emphasizes cell groups they are emphasizing a deeper commitment to Christ and His Way. Unfortunately, many people have immediately received God’s Word with gladness after a powerful sermon, but because they have no root in themselves, a.k.a. depth, they endure only for a time (Mark 4:16-17).

2. Diluted Power – The Platte’s river is silty and bad tasting because it doesn’t elevate much higher than the mud. Native Americans only used it if no other water was available.

When church members have no depth in freedom, devotion and spiritual authority, the corporate anointing is diminished. There is a form of godliness that is denying its power (2 Timothy 3:5).

How healthy is the water at your church? Are people experiencing a release from bondages? Are they being renewed spiritually? Is your church nudging closer towards looking like the church in the Book of Acts? A healthy balance of cells and celebration will lift His bride high above the worldly dirt of this age.

3. Mission Is Immobilized – The Platte’s waterways were too rough, crooked and unpredictable for a canoe, let alone industrial transportation. Nobody could use the 310 miles of water to travel and carry resources. How can a group of disconnected and dis-jointed people be mobilized to fulfill the mission of taking the Gospel outside the four corners of the church to the four corners of the globe?

Cells cultivate purpose. They are where people sink their teeth into the Great Commission. New people are invited and assimilated. Rough exteriors in peoples’ lives are refined. Vision for leadership development is introduced and nurtured.

Cells cut out a competent conduit from which the momentum of the celebration services can flow to and from.

In conclusion, a healthy balance of cells and celebration will give your church the attributes of the “River of God” described in Ezekiel 47:1-12. The move of the Spirit will be rising. The depth of commitment will be deeper. The water will be healthy and flowing outward to the surrounding regions.

Comments?

Andrew

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Tres efectos del abuso en la Celebración

Por Andrew Mason

Yo, Joel Comiskey quiero presentar a Andrew Mason, Pastor Asociado de Thrive Church, donde supervisa los Grupos Pequeños, Ministerios de Discipulado y Personal Pastoral. Él es el fundador de SmallGroupChurches.com, una comunidad en línea de los líderes dedicados al cultivo de iglesias de un pequeño grupo a la vez. Andrew vive en Elk Grove, CA con su esposa Camille y su hijo. Checa: http://www.SmallGroupChurches.com

“A una milla de ancho y una pulgada de profundidad.” Así es como los colonos americanos se refirieron al río Platte. Su descubrimiento por los exploradores franceses dio lugar a la palabra francesa plate (lo que significaba plano) como su nombre. El río Platte es un canal ancho y poco profundo donde el agua recorre más de 300 millas a través del estado de Nebraska.

Cuando una iglesia sólo valora las grandes reuniones y asistencia de la celebración desarrolla los mismos atributos que el río Platte. Rick Warren dice, “¡la fuerza y la salud de una iglesia se revela en sus pequeños grupos, no en su púlpito! La vida de un cuerpo se encuentra en las células, ¡no en su boca!” Las grandes reuniones pueden desarrollar la amplitud de la iglesia, pero necesitamos amplitud y profundidad en el cuerpo de Cristo.

El año pasado en mi propia iglesia Vi como la asistencia en la celebración era paralela a la participación de los grupos de células. Dado que la participación del grupo celular subió también lo hizo la asistencia en la celebración. La dinámica opuesta también fue cierta. Esto plantea la pregunta, “¿Por qué?”

Creo que hay varias contribuciones a los grupos celulares que hacen a una iglesia convergerse entre sí y un impacto positivo en los servicios de la celebración. Sin embargo, si la totalidad de la energía y el enfoque va exclusivamente a los eventos de fin de semana, la iglesia experimentará tres efectos del Río Platte…

1. Compromiso sin profundidad- un discípulo es un seguidor disciplinado de Cristo. Los discípulos maduros se hacen en comunidades sanas y no en enormes multitudes.

Usted no puede tener comunión con miles de personas. Se puede practicar el “58 uno a otro,” (amo los unos a otros, sirve los unos a otros, etc.) en un grupo de células.

Cuando una iglesia enfatiza los grupos celulares, se están haciendo énfasis a un compromiso más profundo con Cristo y su camino. Desafortunadamente, muchas personas han recibido inmediatamente la Palabra de Dios con alegría después de una poderosa predicación, y dado que no tienen raíz en sí mismos, “profundidad” ellos no duran mucho tiempo (Marcos 4:16-17).

2. Poder diluido – El Río Platte es limoso y de mal sabor porque no tiene mucha profundidad y el barro está muy cerca. Los nativos americanos lo usaban sólo si no había otra agua disponible.

Cuando los miembros de la iglesia no tienen profundidad en su libertad, devoción y autoridad espiritual, la unción corporativa se disminuye. Hay una forma de piedad que niega su poder (2 Timoteo 3:5).

¿Qué tan saludable es el agua en tu iglesia? ¿Está la gente experimentando una liberación de la esclavitud? ¿Están siendo renovados espiritualmente? ¿Está tu iglesia empujando más hacia el aspecto de la iglesia en el libro de los Hechos? Un equilibrio saludable de las células y la celebración levantará a su novia por encima de la suciedad mundana de esta época.

3. La misión se inmoviliza – el curso de agua del Río Platte eran demasiado brusco, torcido e impredecible para una canoa, y mucho menos para transporte industrial. Nadie podría utilizar las 310 millas de agua para viajar y llevar recursos. ¿Cómo puede un grupo de personas desconectadas y desplazadas puede ser movilizado para cumplir con la misión de llevar el Evangelio fuera de las cuatro esquinas de la iglesia a los cuatro rincones del planeta?

Las células cultivan propósito. Ellos están donde la gente hunde sus dientes a la Gran Comisión. Las nuevas personas son invitadas y asimiladas. Exteriores ásperos en vida de la gente son refinados. La visión para el desarrollo del liderazgo se introduce y se nutre.

Las células corta un conducto competente del impulso del servicio de la celebración donde puede fluir desde y hasta.

En conclusión, un equilibrio saludable de células y la celebración dará a su iglesia los atributos del “Río de Dios” descrito en Ezequiel 47:1-12. El movimiento del Espíritu levantará. La profundidad del compromiso será más profundo. El agua estará sana y fluirá hacia el exterior de las regiones alrededor.

¿Comentarios?

Andrés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *