“Holy Spirit, Come”

jeff

by Jeff Tunnell

We want the Holy Spirit to minister to people through His gifts and gifted people during our cell meetings.  Many cell leaders fall into the habit of waiting until the meeting is ready to close to encourage the exercise of those gifts, which produces the problem of a lengthened meeting that doesn’t close on time. It also produces a conflict: should the leader close on time or allow the Holy Spirit to freely move among members?

Here are two approaches that can settle the conflict and allow members to be released on time:

  1. Prompt more operation of the gifts throughout the meeting; the Holy Spirit already knows the needs, and He is well able to move inside the allotted time.
  2. As you open, advise the group that you are going to have extended ministry following the meeting.  As the meeting wraps up, close the meeting formally, and then invite those who would care to stay for an extended ministry time. You can then have a short refreshment time, allowing those with other commitments to go home.   After a few minutes of community and connecting, begin to invite the ministry recipients to join you back in the meeting area for prayer.

Note: I prefer #1. Why? Because even when #2 is handled well, some will not return to a meeting that extends too long.  I suggest using option #1 and believe in faith that your preparation has made you ready to meet needs and guide the group successfully within the allotted time.

Comments?

Jeff

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Ven Espíritu Santo

Por Jeff Tunnell

Queremos que el Espíritu Santo ministre a la gente a través de sus dones y personas con talento durante nuestras reuniones celulares. Muchos líderes celulares caen en el hábito de esperar hasta que la reunión esté a punto de terminar para promover el ejercicio de los dones, que produce un problema porque extiende el tiempo de la reunión. También produce conflictos: ¿Debería el líder terminar a tiempo o dejar que el Espíritu Santo se mueva libremente entre los miembros?

Aquí hay dos enfoques que pueden resolver el conflicto y permite que los miembros puedan ser liberados a tiempo:

Solicite más de los dones durante la reunión, el Espíritu Santo ya conoce las necesidades, y él es muy capaz de moverse dentro del tiempo asignado.

Al empezar, avise al grupo que va a tener el ministerio prolongado después de la reunión. Cuando la reunión concluye, cierre la reunión formal, y luego invite a los que quieran quedarse por un tiempo prolongado. Luego, puedes tener un tiempo corto de refrigerios, permitiendo aquellos con otros compromisos para ir a casa. Después de unos minutos de la comunidad y conexión, comience a invitar a los destinatarios del ministerio para unirse de nuevo en la zona de encuentro en oración.

Nota: yo prefiero # 1. ¿Por qué? Porque incluso cuando se # 2 se maneja bien, algunos no regresan a la reunión que se prolonga demasiado tiempo. Yo sugiero utilizar la opción # 1 y cree en la fe de que la preparación que ha hecho usted este lista para satisfacer las necesidades y guiar al grupo con éxito en el tiempo asignado.

¿Comentarios?

Jeff

How to Effectively Close the Cell Meeting

robert

by Robert Lay, Cell Church Ministry Brazil

To close anything in most cases generates some kind of a crisis. There is always the question: Is it the right moment; Have I given them enough? Should I go on a little more?… The cell meeting is no different.

In my opinion, the best way to close, is the traditional way: evangelistic talk. What I mean is the sharing of evangelistic contacts and praying for them. In our cell movement here in Brazil, we have two tools used to cultivate our evangelistic contacts. The first one is the oikos list. This is a list of three to five unsaved people we relate to at least two times a week. The other is the blessing list. This is a general list that includes two people of the oikos list of each cell member. This blessing list hangs on the wall in the room the cell meets. In the last ten minutes of the meeting, two or three people share something about one of their unsaved friends on the list, ending in prayer for them. Let me give you an example of what happened in one cell that used their blessing list. One of the cell members was a girl of eighteen years. Her father was unsaved, and she put his name on the list. After about four months, this eighteen year old had a car accident and died instantly.

Her cell gave full support to the family. Her father was very grateful for his daughter’s friends and wanted to visit the cell his daughter attended. When he arrived at the house, he saw his name on the blessing list hanging in the living room, with the initials of his daughter’s name before his name. He asked what this list was for. The cell answered that his daughter put his name on the list about four months ago, so that he would be blessed through a personal encounter and relationship with Jesus Christ. The impact was so great that this engineer and very famous man broke down in tears and wanted to know this Jesus his daughter knew.
He never missed a cell meeting thereafter, and became a strong Christian. Ending with an evangelistic note, keeps the cell on the right path.

Comments?

Robert M. Lay

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Como Cerar la Célula Con Efectividad

Por Roberto Lay, Iglesia Celular Ministerio Brasil

El cerrar algo en la mayoría de los casos genera una especie de crisis. Siempre existe la pregunta: ¿Es el momento adecuado, he dado lo suficiente? ¿Debo ir a un poco más?… La reunión celular no es diferente.

En mi opinión, la mejor manera de cerrar, es la forma tradicional: hablar de evangelización. Quiere decir intercambiar contactos evangelísticos y orar por ellos. En nuestro movimiento celular en Brasil, tenemos dos herramientas utilizadas para cultivar nuestros contactos evangelísticos. La primera es la lista de oikos. Esta es una lista de tres a cinco personas inconversas relacionamos contigo por lo menos dos veces a la semana. La otra es la lista de bendición. Esta es una lista general que incluye dos personas de la lista oikos de cada miembro de la célula. Esta lista bendición está colgada de la pared en el cuarto donde se reúne la célula. En los últimos diez minutos de la reunión, dos o tres personas comparten algo de uno de sus amigos inconversos en la lista, terminando en oración por ellos. Déjeme darle un ejemplo de lo que pasó en una célula que utiliza su lista de bendición. Uno de los miembros de la célula era una chica de dieciocho años. Su padre no era salvo, y ella puso su nombre en la lista. Después de unos cuatro meses, esta joven de dieciocho años tuvo un accidente automovilístico y murió en el instante.

Su célula dio pleno apoyo a la familia. Su padre estaba muy agradecido por los amigos de su hija y quería visitar la célula que su hija asistía. Cuando él llegó a la casa, vio su nombre en la lista de bendiciones que cuelga en el cuarto de la reunión, con las iniciales del nombre de su hija al lado de su nombre. Me preguntó para qué era esa lista. La célula respondió que su hija puso su nombre en la lista hace unos cuatro meses atrás, para que el fuera bendecido a través de un encuentro personal y una relación con Jesucristo. El impacto fue tan grande que este ingeniero, hombre muy famoso se rompió a llorar y quería conocer a este Jesús que su hija conoció.

Nunca perdió una reunión celular desde entonces, y se convirtió en un cristiano fuerte. Terminando con una nota de evangelización, mantén la célula en el camino correcto.

¿Comentarios?

Robert M. Lay

Balancing Content with Prophesying

ralph

by Ralph Neighbour

According to 1 Corinthians 14:24-25, the primary activity of a cell group is for all to “prophesy.” This term is clearly defined in verse 3: “the one who prophesies speaks to people for their strengthening, encouraging and comfort.”

If a cell group becomes a discussion group focusing on content (the pastor’s sermon?), it fails in its purpose. Such cognitive sharing will seldom cause the “unbeliever or ungifted one” to fall on his face and declare, “God is among you!” Human insights, sharing about a sermon, falls far short of what the cell experiences when the members are empowered to exercise spiritual gifts to strengthen, encourage and comfort one another.

An effective cell leader will seek to present the content in summary, opening the group to transparently share, thus stimulating prophesying (i.e., strengthening, encouraging, comforting). The goal is to release the Presence of Christ and the anointing of the Spirit to flow, meeting needs in the group.

One level below this is when cell members present their human “prescriptions” to bring spiritual health to someone in the group. I describe this as “Doctor to Patient Talk:” when a person is sick, they get help from a physician who objectively prescribes a medication but experiences none of the symptoms in the patient.

“Brother, let me pray over you” is a typical carnal doctor-patient mechanism experienced in a cell. In contrast, prophesying is when we bear one another’s burdens. Each issue is treated as impacting the whole group, not just one person.

For example: the pastor’s sermon deals with conflict, using Jesus’ teaching in Matthew 18 about how the body of Christ settles a problem between two persons. The cell leader suggests an ice breaker where each person describes how parents handled conflict. The worship time focuses on the prayer of Jesus in John 17 that His followers would be “one” even as He and the Father are “one.” (Song: We are one in the Spirit www.untiedmusic.com/ezekiel/onespirt.html‎)

The group breaks into triads to share conflicts being experienced in the cell. They select one cell problem to present to the whole group.

The cell leader asks for a report from each triad, then asks the group to select the one area where unity is needed in the cell. There follows a time of reflection as each member prays and waits for the anointing to deliver an appropriate spiritual gift to strengthen, encourage or comfort, bringing greater unity to their body life.

As the cell members prophesy, the leader asks the members to share if they sense these deeds or words are from the person’s own experience or from an anointing from Christ through the Holy Spirit. There is an obvious difference! Finding ways to tactfully help the group discern between “doctor>patient talk” and inspired prophesying will mature the members.

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Balanceando el contenido con Profecía
Por Ralph Neighbour

Según 1 Corintios 14:24-25, la actividad principal en un grupo celular es que todos “Profeticen” Este término se define claramente en el versículo 3: “Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.”

Si una célula se convierte en un grupo de discusión que se centra en el contenido (La predicación del pastor), Falla en su propósito. Esa participación cognitiva rara vez hace que el “no creyente o sin dones” para caer en su rostro y declarar: “Dios está entre vosotros” Conocimientos humanos, compartiendo la predicación, está muy lejos de lo que la célula experimenta cuando los miembros están facultados para ejercer los dones espirituales para fortalecer, animar y consolar los otros unos a los otros.

Un líder celular eficaz tratará de presentar el contenido en resumen, la apertura al grupo a compartir de forma transparente, estimulando así la profecía (es decir, fortaleciendo, alentando y reconfortando). El objetivo es dar a conocer la Presencia de Cristo, y que la unción del Espíritu fluya, satisfaciendo las necesidades del grupo.

Un nivel por debajo de esto es cuando los miembros celulares presentan sus “prescripciones” humanas para llevar la salud espiritual de una persona en el grupo. Describo esto como “Conversación médico – paciente”: cuando una persona está enferma, ellos reciben ayuda de un médico que prescribe objetivamente un medicamento pero no experimenta ninguno de los síntomas en el paciente.

“Hermano, déjame orar por ti” es un típico mecanismo de relación médico- paciente con experiencia en una célula. En contraste, la profecía es cuando tenemos cargas de otros. Cada tema es tratado como un impacto en todo el grupo, no sólo una persona.

Por ejemplo: La predicación del pastor trata con conflicto, mediante la enseñanza de Jesús en Mateo 18 acerca de cómo el cuerpo de Cristo resuelve un problema entre dos personas. El líder de la célula sugiere un rompehielos para que cada persona describa cómo los padres manejan los conflictos. El tiempo de adoración se centra en la oración de Jesús en Juan 17 que sus seguidores fueran “uno” así como Él y el Padre son (Canción “somos uno en el espíritu”: www.untiedmusic.com/ezekiel/onespirt.html)

El grupo se rompe en tríadas para compartir los conflictos que se viven en la célula. Seleccionan un problema en la célula para ser presentado a todo el grupo.

El líder de la célula pide un informe de cada tríada, luego, pide al grupo que elija un área donde se necesita la unidad en la célula. Luego se presenta un tiempo de reflexión, ya que cada miembro ora y espera la unción para entregar un don espiritual para fortalecer, animar o confortar, trayendo una mayor unidad a su vida corporal.

Como miembros de la célula profesamos, el líder pregunta a los miembros que compartan si detectan estos hechos o palabras por la propia experiencia o por la unción de Cristo por medio del Espíritu Santo. Hay una diferencia obvia. Encontrando maneras de ayudar al grupo a discernir entre la “conversación doctor> paciente ” y la profecía inspirada ayudará a los miembros.

Ralph

Developing Cell Agenda Questions: Application of the Word

randall

Let’s imagine that your pastor preached on the life of Jonah last week. In your group this week, you could spend most of your evening discussing all sorts of cool background stuff: The thought that it was a “great fish” and not a whale; the possibility that the great fish’s stomach acids bleached Jonah’s skin (hence the “ghost” reference from the people of Nineveh who were the darkest skinned people on the planet); the superstitions of the crewmembers on the ship; why he was fleeing to Tarshish in particular; and on and on it could go… It’s a fascinating Bible story, even for adults! The problem is that remaining buried in the background of the story with a historical mindset would rob your group members of powerful application. You must train yourself to think differently about scripture as it pertains to cell agenda design. It’s all about taking scripture and applying it to your lives.

A better way to approach the life of Jonah would be to ask a series of questions that move your group members from the historical text to transparent sharing to a time of ministry and then into evangelism:

  1. “Now that we’ve reviewed the story of Jonah, is anyone willing to briefly share a time when they ran from God in some area of life? What were you running from? What got you back on God’s track? What did you learn from it?” [After you ask this question, stop talking! Let people think about what they want to share. Use the “dead air” to ask the Holy Spirit to do a deep work tonight. Thank each person for sharing… 2-3 people sharing is enough; the goal is to help other members identify with those who shared so they are willing to be vulnerable for the next question.]
  2. “For those who just shared, have you ever thought that God protects AND corrects us at the same time? Jonah would have drowned if not swallowed by the great fish. When God arrested your rebellious behavior, in what ways did he also protect you or others?”
  3. “Is anyone struggling with something you know God wants you to do? If you are willing to share, we stand ready to support you, no matter how difficult it may be!” [Once again, wait for members to share and don’t be afraid of the “dead air” in the room… This is when people hear the Holy Spirit clearly. Don’t fill the soundless gap by repeating the question.]
  4. “To complete our evening’s application, I want everyone to think about a friend or family member who is running from God. Silently pray that this person would be arrested in their thinking or actions; assure God that you will not judge them; that you will be supportive during the process; and ask God to give you an idea of what they’ll be doing and feeling when they are walking in God’s obedience.” [Give everyone time to pray silently for their person, and urge them NOT to share the name of the person aloud. Some might call this gossip and they’d be right!]
  5. “This week, I’d like to challenge everyone here to share the story of Jonah with someone who doesn’t know Christ as Lord. Ask them if they’ve ever heard the story of Jonah. If they say they know it, ask them to tell you the story and then what it shows about God’s character. If they’ve not heard the story, ask them if you can briefly share it with them. Why? It’s a wild story worth telling! When you’re done, tell them how your life was similar to Jonah’s and ask them if they’ve ever had a Jonah experience.”

Some group leaders find creating application questions easy and others find it nearly impossible. Work together with other group leaders in your church and visit with your pastor if you’re having difficulty with cell agendas. Also, bathe your preparation in prayer and ask the Holy Spirit to give you ideas, and as always, don’t wait until the day of your group to prepare. Start praying and thinking early and give God time to speak to you when you’re not stressed. Godspeed!

Randall Neighbour is the President of TOUCH Outreach Ministries (www.touchusa.org) and the author of The Naked Truth About Small Group Ministry: When It Won’t Work And What To Do About It. For more great tips on cell life and leadership, visit his blog at: www.randallneighbour.com

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Desarrollando una agenda de preguntas: Aplicando la Palabra

Por Randall Neighbour

Imaginemos que tu pastor predicó sobre la vida de Jonás la semana pasada. En tu grupo esta semana, tu podrías pasar la mayor parte de la noche discutiendo todo tipo de cosas interesantes: la idea de que se trataba de un “gran pez” y no una ballena, la posibilidad de que los ácidos del estómago del gran pez quemaran la piel de Jonás (de ahí la referencia “fantasma” de la gente de Nínive, que eran las personas de piel más oscura en todo el planeta); las supersticiones de los miembros de la tripulación del buque, por qué estaba huyendo a Tarsis en particular, y podrías seguir y seguir… Es una fascinante historia de la Biblia, incluso para los adultos. El problema es que queda enterrado el fondo de la historia con una mentalidad histórica y robaría a los miembros del grupo las aplicaciones de gran alcance. Te entrenas a ti mismo a pensar diferente acerca de las Escrituras en lo que respecta al diseño del programa celular. Todo es para tomar las Escrituras y aplicarlas a sus vidas.

Una mejor manera de acercarse a la vida de Jonás sería preguntar una serie de preguntas que mueva  los miembros del grupo del texto histórico a compartir el tiempo transparente del ministerio y luego en el evangelismo:

1. ” Ahora que hemos revisado la historia de Jonás, ¿Hay alguien dispuesto a compartir brevemente un momento de tu vida cuando huías de Dios? ¿Por qué estabas huyendo? ¿Qué te hizo regresar con Dios? ¿Qué aprendiste?” [Después de hacer esta pregunta, deja de hablar, Deja que la gente piensa acerca de lo que quieren compartir. Utilice la opción del “aire muerto” para pedir al Espíritu Santo que haga un trabajo profundo en esta noche. Agradezca a cada persona para compartir… 2-3 personas compartiendo es suficiente; El objetivo es ayudar a los otros miembros a que se identifiquen con los que estuvieron dispuestos a compartir, para que estén más vulnerables para la siguiente pregunta]

2. “Para aquellos que acabaron de compartir, ¿Alguna vez has pensado que Dios nos protege y nos corrige al mismo tiempo? Jonás se habría ahogado si el gran pez no se lo hubiera tragado. Cuando Dios detuvo tu comportamiento rebelde, ¿De qué manera él te protegió a ti y a los demás? “

3. “¿Hay alguien luchando con algo que Dios quiere que hagas? Si usted está dispuesto a compartir, estamos dispuestos a apoyarte, no importa lo difícil que puede ser ” [Una vez más, espera que los miembros compartan y no tenga miedo del ” aire muerto ” en la sala… Esto es cuando la gente oye al Espíritu Santo con claridad. No llene el vacío silencioso, repitiendo la misma pregunta.]

4. “Para completar la solicitud de esta noche, quiero que todos piensen en un amigo o miembro de la familia que este huyendo de Dios. En silencio, oren para que esta persona sea detenido en su pensamiento o acciones; asegúrale a Dios que no los juzgaras, que serás de apoyo durante el proceso, y pídele a Dios que te dé una idea de lo que van a hacer y sentir cuando estén caminando en obediencia con Dios”. [Da a todos tiempo para orar en silencio por esa persona, e insista que no compartan el nombre de la persona en voz alta. Algunos podrían llamar a esto chisme y estaríamos en lo cierto]

5. “Esta semana, me gustaría desafiar a todos a compartir la historia de Jonás con alguien que no conoce a Cristo como Señor y Salvador. Pregúnteles si alguna vez han escuchado la historia de Jonás. Si ellos dicen que la saben, pídeles que te cuenten la historia y lo que se muestra sobre el carácter de Dios. Si no han escuchado la historia, pregunte si usted puede compartirla brevemente con ellos. ¿Por qué? Es una historia que merece ser contada salvaje. Cuando hayas terminado, dígales cómo tu vida fue similar a la de Jonás y preguntarles si alguna vez han tenido una experiencia como la de Jonás”.

Algunos líderes encuentran el crear preguntas de aplicación fácil y para otros es casi imposible. Trabaja en conjunto con otros líderes de tu iglesia y visita con tu pastor si usted está teniendo dificultad con tu agenda. Además, nutre tu preparación en oración y pide al Espíritu Santo que te de ideas, y como siempre, no espere hasta el día de la reunión para prepararte. Comience a orar y a pensar desde antes y dale tiempo a Dios para que hable a tu vida cuando no estés estresado. ¡Buena Suerte!

Randall Neighbour es el presidente de los Ministerios de Alcance TOUCH (www.touchusa.org) y el autor de La verdad al desnudo sobre Ministerio de Grupos Pequeños: Cuando no va a funcionar y qué hacer al respecto. Para obtener más grandes consejos sobre la vida celular y el liderazgo, visite su blog en: www.randallneighbour.com

Great Questions—Great Listening

scott

by M. Scott Boren, The Center for Community and Mission, www.mscottboren.com,
Twitter@mscottboren

Great questions make for great cell group meetings. They get people talking. They help people connect. And they open doors to the heart. Or at least they can. The key question about great questions is What makes a great question great?

I must admit that there have been times when I’ve asked mediocre questions, but they worked anyway. Then there are times when I have gone into meetings with the most well-crafted questions, shaped and honed to draw people into the truth of the Scriptures, but the response was flat. The key is not found so much in how well designed the questions are or how well I introduce the passage of on which we are focusing the lesson—although I do not suggest that they be ignored. In my experience the key is found in how well I listen.

Great questions are as great as my ability to listen, to pay attention to the people in the group. This requires leaders to listen on three levels:

1. What they are saying. When someone is talking, the leader must focus on that person. Eye contact is crucial. The person who is talking is the focus at that point. Seek to understand. Affirm what is being said. And clarify if something is unclear.

2. What is not being said. In every group meeting what is not being said is as important as what is said. Is someone unusually quiet? What is revealed by the body language of group members?

3. What the Spirit is saying. How is God leading in the group?

In order to listen like this, the leader must be prepared. Know the lesson. Practice how you will introduce it and how you will ask one or two of the first questions. Then reflect on the people in your group. Picture each one and consider how they might respond to the lesson. Imagine yourself focused on them, paying attention to their words and listening to their hearts. Finally, ask the Lord to speak to you and to others in the groups as you discuss the lesson.

Listening is crucial. But good listeners don’t just become good listeners because they want to. They prepare themselves for it and grow into it.

Scott

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Excelentes Preguntas- Excelentes Oyentes

Por M. Scott Boren, Centro Comunitario y Misionero, www.mscottboren.com , Twitter @ mscottboren

Excelentes preguntas hacen grandes reuniones en los grupos celulares. Hacen que la gente hable. Ayudan a las personas a conectarse. Y abren las puertas del corazón. O por lo menos pueden. La pregunta clave sobre excelentes preguntas es ¿Que hace una pregunta excelente?

Tengo que reconocer que han habido momentos en que he hecho preguntas mediocres, pero han funcionado. Y ha habido momentos en los que he ido a reuniones con preguntas bien elaboradas, en forma y perfeccionadas para atraer a la gente a la verdad de las Escrituras, pero la respuestas han sido muy secas. La clave no se encuentra tanto en que tan bien diseñadas son las preguntas o qué tan bien es introducido el pasaje en el que nos estamos centrando en la lección, aunque no sugiero que sean ignorados. En mi experiencia, la clave se encuentra en que tan bien escucho.

Excelentes preguntas son tan excelentes como mi capacidad de escuchar, prestar atención a las personas en el grupo. Esto requiere que los líderes escuchen en tres niveles:

1. Que están diciendo. Cuando alguien está hablando, el líder debe concentrarse en esa persona. El contacto visual es crucial. La persona que está hablando es el enfoque en ese momento. Tratar de entender. Afirmar lo que se dice. Y aclara si algo no está claro.

2. Que es lo que no se dice. En cada reunión de grupo que es lo que no se dice que es tan importante como lo que se dice. ¿Hay alguien usualmente callado? ¿Qué es lo que se revela en el lenguaje corporal de los miembros del grupo?

3. Que está diciendo el Espíritu. ¿Cómo está Dios dirigiendo el grupo?

Para escuchar de esta manera, el líder debe estar preparado. Saber la lección. Practicar cómo va a introducirlo y cómo vas a hacer una o dos de las primeras preguntas. Luego, reflexiona en las personas en tu grupo. Imagínate a cada uno y considera cómo podrían responder a la lección. Imagínate a ti mismo concentrado en ellos, prestando atención a sus palabras y escuchando su corazón. Por último, pide al Señor que hable a tu vida y a los demás en el grupo a medida que analizan la lección.

Escuchar es crucial. Pero los buenos oyentes no se hacen sólo buenos oyentes porque quieren. Ellos se preparan y crecen en escuchar.

Scott

Prepare Great Cell Group Questions

jeff

by Jeff Tunnell

I want to remind you of the extensive materials available for free to our readers.  Click around the site and search out additional solutions for help in leading powerful cells.

The following blog is excerpted from an article found on our website under the ‘Articles’ tab, then selecting ‘Cell Basics’ and scrolling down to ‘Cell Lessons’.  Locate the article ‘How to Prepare Great Cell Group Questions’.  Click the link to read the entire article.

See Yourself as a Facilitator rather than a Bible Teacher

Cell leader, the first thing to do is rid yourself of the mentality that you are a Bible teacher leading a Bible study. Neither is true. Cell leaders are enablers, facilitators. Synonyms for facilitate include: help, aid, assist, ease, empower, lubricate, and smooth the progress. Your job, cell leader is to empower others to share.

Assuming that we’re on the same page, let’s now look at how to improve your ability to ask questions.

Closed Questions Only Have One Answer

Closed questions expect one correct answer. Often the purpose of a closed-ended question in a cell group is to discover what the Bible verse or passage says. This type of question is effective immediately after reading a new verse or passage of Scripture. People want to know the context or the meaning of the verse. Yet, too many closed questions convert the cell group into a school examination.

Focus on Open-Ended Questions

Open-ended questions, on the other hand, elicit discussion and sharing. There is more than one right answer. Open-ended questions stir cell members to apply the Biblical truths to their own lives.

Let’s look at an open-ended application questions covering…, John 3:16. You could say: Describe your experience when you first understood that God loves you. You could then call on one of the believers in the group, “Susan, would you share what happened when you first experienced God’s love for you?” This type of question/exhortation takes the well-known verse in John and invites members to apply it to their own lives. Many will share. You could also ask a question like: How did you come to know that God loves you? Did someone talk to you about God? Were you alone in your room? Share your experience.

Grab the Heart through Application Questions

Cell leader, make sure that you grab the heart during your cell lesson. Make sure that you allow hungry cell members to share. Don’t allow your people to leave the cell group without having applied the Bible to their own lives. I know of one cell leader who likes to conclude the Word time by using saying: “In light of what we’ve read and discussed in this passage, how do you think God wants to use this in your life or the life of this group?”  Cell leader, the place of the cell group is for intimate, application based sharing. Sunday sermon is the place where people sit and listen to the anointed, gifted man of God. The cell group should encourage the members to sit-up and speak. Prepare open-ended application questions and let your people share!

You don’t have to be an expert to prepare dynamic, life-changing questions. Just remember a few basic facts:

Ask Yourself the Questions before the Cell Starts

Ask yourself the question before asking others. If you had to answer your own question, could you freely share? Does the question generate more than one response?

Does the question reach the heart or only the head? Phrase your question in such a way that it generates heart-felt sharing. A good way to do this is to start out with: Share an experience when. . . . or How does this passage make you feel about. . . . ?

Again, not all questions have to be the open-ended, heart-reaching type. Some will simply clarify the Biblical passage. Yet a large proportion throughout your lesson must be application based. Don’t wait until the end of the lesson to apply the Bible passage. It will probably be too late. By that time, your people will have fallen into a deep slumber.

It’s the question, cell leader. Before beating yourself over the head, thinking that you lack communication skills, examine the type of questions that you’ve been using. Just maybe, the lack of participation in your cell group is the result of too many closed-ended questions rather than your skills as a cell group leader. Begin now to make sure that you include open-ended application questions toward the beginning of your cell lesson and watch your cell group come to life.

Examples of questions that generate discussions

  • How do you feel about . . . .
  • Share your experiencing concerning. . .
  • Why do you feel this way?
  • How would you . . . .
  • What does this passage say about. . .

Example of closed question that elicit one answer:

  • Do you agree with this passage?

Blessings to all of you,

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Prepare Excelente Preguntas para Grupo Pequeños

Por Jeff Tunnell

Quiero recordarles que tenemos materiales extensos disponibles de forma gratuita para nuestros lectores. Haga clic en el sitio y busque soluciones adicionales para la ayuda en la conducción de las células de gran alcance.

El blog siguiente es un extracto de un artículo que se encuentra en nuestra página web en la pestaña ” Artículos ” y selecciona “Bases Celulares” y ve hacia abajo a “Lecciones celulares” localice el artículo “Cómo preparar preguntas para el grupo celular”. Haga clic en el enlace para leer el artículo completo.
Véase usted mismo como un facilitador en lugar de un maestro Bíblico

El Líder celular, lo primero que debe hacer es librarse de la mentalidad de que usted es un maestro de la Biblia que conduce un estudio bíblico. No es cierto. Los líderes celulares son facilitadores. Sinónimos de facilitar: ayudar, auxiliar, asistir, facilitar, empoderar, lubricar y suavizar la marcha. Tu trabajo como líder de la célula es capacitar a otros para compartir.

Asumiendo que estamos en la misma página, vamos ahora a ver cómo mejorar la capacidad de hacer preguntas.

Preguntas cerradas sólo tienen una respuesta

Las preguntas cerradas esperan una respuesta correcta. A menudo, el propósito de una pregunta cerrada en un grupo celular es para descubrir lo que el versículo o pasaje dice. Este tipo de preguntas es efectivo inmediatamente después de leer un nuevo versículo o pasaje de la Escritura. La gente quiere saber el contexto o el significado del versículo. Sin embargo, demasiadas preguntas cerradas convierten el grupo celular en un examen escolar.

Concéntrate en preguntas abiertas

Las preguntas abiertas, por el contrario, provocan discusión e intercambio. Hay más de una respuesta correcta. Las preguntas abiertas mueven miembros de la célula a aplicar las verdades bíblicas a sus propias vidas.

Veamos una las preguntas abiertas y que cubren…, Juan 3:16. Se podría decir: Describa su experiencia la primera vez que entendió que Dios le ama. Después podrías llamar a uno de los creyentes en el grupo, “Susan, ¿Podrías compartir lo que sucedió la primera vez que experimentantes el amor de Dios por ti?” Este tipo de pregunta /exhortación toma el versículo muy conocido en Juan e invita a los miembros a aplicarlo a sus vidas. Muchos compartirán. También puedes hacer una pregunta como: ¿Cómo llegaste a saber que Dios te ama? ¿Alguien te habló de Dios? ¿Estaba solo en tu habitación? Comparte tu experiencia.

Toma tu  corazón a través de las preguntas de aplicación

Líder celular, asegúrese de que usted tome el corazón durante su lección. Asegúrese de que usted permita que los miembros hambrientos compartan. No permita que las personas abandonen el grupo celular sin haber aplicado la Biblia a sus propias vidas. Yo sé de un líder celular que le gusta concluir su tiempo utilizando un dicho: “A la luz de lo que hemos leído y discutido en este pasaje, ¿Cómo crees que Dios quiere usar esto en tu vida o en la vida de este grupo?” Líder celular, el lugar del grupo celular es íntimo, y para el intercambio de la aplicación. La predicación del domingo es el lugar donde las personas se sientan y escuchan el ungido, el hombre dotado por Dios. El grupo celular debe alentar a los miembros que se sienten en marcha y hablen. Prepare preguntas abiertas de aplicación y deje que su gente comparta.

Usted no tiene que ser un experto para preparar preguntas dinámicas, o que cambian vidas. Sólo recuerde algunos hechos básicos: 

Hágase la pregunta asimismo antes de que comience la célula

Hágase la pregunta asimismo antes de preguntar a los demás. Si tu tuviera que responder a tu propia pregunta, ¿Podrías compartir libremente? ¿La pregunta genera más de una respuesta?

¿La pregunta llega al corazón o sólo a la cabeza? Formula tu pregunta de tal manera que genere intercambio sincero. Una buena manera de hacer esto es empezar con: Comparte una experiencia ¿Cuando?. . . . O ¿Cómo el pasaje te hace sentir?

Una vez más, no todas las preguntas tienen que ser del tipo abierto, o para alcanzar el corazón. Algunas simplemente aclaran el pasaje bíblico. Sin embargo, una gran parte de la lección debe basarse en aplicación. No espere hasta el final de la lección para aplicar el pasaje Bíblico. Probablemente será demasiado tarde. En ese momento, tu gente ha caído en un profundo sueño.

Es la pregunta, líder de la célula. Antes de golpearte a ti mismo en la cabeza, pensando que en la falta de capacidad de comunicación, examine el tipo de preguntas que usted ha estado usando. Sólo tal vez, la falta de participación en el grupo celular es el resultado de demasiadas preguntas cerradas en lugar de sus habilidades como líder del grupo celular. Asegura de empezar ahora con preguntas abiertas de aplicación hacia el comienzo de tu lección y mira tú grupo celular volver a la vida.

Ejemplos de preguntas que generan discusiones

· ¿Cómo se siente acerca de. . . .?

· Comparta tu experiencia concerniendo. . .

· ¿Por qué te sientes así?

· ¿Cómo lo haría usted. . .?

· ¿Qué dice este pasaje acerca. . .?

Ejemplo de preguntas cerradas que provocan una respuesta:

¿Está de acuerdo con este pasaje?

Bendiciones a todos ustedes,

Jeff Tunnell


Introducing the Lesson

joel

by Joel Comiskey

I believe in participation. I believe the best cell leaders facilitate the lesson, get others to talk, and apply the Bible to daily living. However, to make this happen, the members need to know what they’re applying. I’ve notice one error over and over. It goes like this:

The leader starts the lesson by reading the Bible passage or asking someone else to read it. Then after just a few comments, jumps right into the first question that has nothing to do with the biblical verses. What’s wrong with this scenario? The members don’t have a clue about what the Bible passage actually means. In other words, without an introduction about what the biblical author is talking about, to whom he’s talking, and the general context of the passage, the members don’t have a base for answering the questions.

Remember that some people attending the cell group weren’t in church on Sunday, are not believers, or have not arrived at the place of attending the larger gathering (the cell is their church at this point). Don’t assume they understand the context. You as the leader must explain it to them. Sometimes the problem is the cell lesson. The pastor or staff didn’t create initial questions that bring out the Bible passages. Many leaders simply follow the lesson–instead of making it their own–and start with the first question on the list. Here’s what I suggest for cell leaders to do:

  1. Give a brief introduction about the bible passage. This shouldn’t take a long time, but it needs to be long enough for the members to fully understand the biblical context. Remember that even though the members heard the sermon on Sunday, it doesn’t mean they truly understood the biblical meaning. The intimate atmosphere of the cell is designed to help each member to go deeper.
  2. Start with questions that will help the members grasp the verses. For example, last week’s cell lesson at Wellspring Church covered Luke 20:20-26. Pastor Eric Glover, lead pastor at Wellspring, preached on this passage on Sunday. Eric also prepared the lesson, and he did a great job of starting the lesson with the following questions:

Question #1: Take time to review this story:

  • Who sent spies to question Jesus?
  • What was their motive for sending these spies?
  • How was their question an attempt to entrap Jesus?

The next questions were more application oriented, but pastor Eric understands that the cell leaders need to make sure people grasp the biblical passage before they can answer general questions about their own lives and how these biblical truths apply today.

Share how you make sure the cell members understand the biblical context before asking them to apply it. . .

Joel

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Presentando la Lección

Por Joel Comiskey

Yo creo en la participación. Creo que los mejores líderes celulares facilitan la lección, haz que otros hablen, y aplica la Biblia a la vida diaria. Sin embargo, para que esto suceda, los miembros tienen que saber lo que están aplicando. He notado un error una y otra vez. Es el siguiente:

El líder comienza la lección leyendo el pasaje de la Biblia o pidiendo a alguien que lo lea. Luego, después de unos pocos comentarios, el salta a la primera pregunta que no tiene nada que ver con los versículos bíblicos. ¿Qué hay de malo con este escenario? Los miembros no tienen ni idea de lo que realmente significa el pasaje bíblico. En otras palabras, sin una introducción acerca de lo que el autor bíblico está hablando, a quien le está hablando, y el contexto general del pasaje, los miembros no tienen una base para responder a las preguntas.

Recuerde que algunas personas que asistieron al grupo celular no se encontraban en la iglesia el domingo, no son creyentes, o no han asistido a un lugar de reunión grande (la célula es la iglesia en este punto). No asuma que entiende el contexto. Usted como líder debe explicarles a ellos. A veces, el problema es la lección celular. El pastor o el personal no crearon las preguntas iniciales que llevan a cabo los pasajes bíblicos. Muchos líderes simplemente siguen la lección – en vez de hacer algo propio – y comienzan con la primera pregunta de la lista. Esto es lo que sugiero a los líderes que hagan:

1. De una breve introducción sobre el pasaje bíblico. Esto no debe tomar mucho tiempo, pero tiene que ser lo suficientemente largo para que los miembros puedan comprender plenamente el contexto bíblico. Recuerde que aunque los miembros escuchan la predicación el domingo, no significa que entendieron el verdadero significado bíblico. El ambiente íntimo de la célula está diseñado para ayudar a cada miembro a ir más profundo.

2. Comience con preguntas que ayude a los miembros a comprender los versículos. Por ejemplo, la lección celular de la semana pasada en la Iglesia Wellspring fue en Lucas 20:20-26. Eric Glover es el Pastor principal en Wellspring, el predicó en este pasaje el domingo. Eric también preparo la lección, e hizo un gran trabajo al comenzar la lección con las siguientes preguntas:

Pregunta # 1: Toma tiempo para revisar esta historia:

• ¿Quién envió espías a preguntar a Jesús?

• ¿Cuál fue el motivo para el envío de estos espías?

• ¿Cómo fue su pregunta al intentar atrapar a Jesús?

Las siguientes preguntas fueron orientadas más a la aplicación, pero el pastor Eric entiende que los líderes celulares deben asegurar que las personas capten el pasaje bíblico antes de que puedan responder a preguntas generales sobre sus propias vidas y cómo estas verdades bíblicas se aplican en la actualidad.

Comparta cómo asegurarse que los miembros de la célula entienden el contexto bíblico antes de pedirles que lo apliquen. . .

Joel

Preparing the Cell Lesson

mario

by Mario Vega, http://www.elim.org.sv/

The cell lesson preparation is very important, and it should start several days before the actual meeting. For this reason, we provide the lessons in advance. Actually, in our case, the official “lesson guide” covers an entire quarter, and the leader acquires it at the beginning of each quarter.

We recommend every leader to prepare the lesson at least one week in advance. This involves not only reading the Bible passage but also learning the context of the passage and then getting familiar with what the biblical author is trying to say in the passage. Then, we suggest that the leader read the lesson and take notes on the questions to make sure he understands the lesson. At the Elim Church, each leader has a chance to discuss the lesson beforehand with the supervisor. This is because the leader always has a supervisory meeting between leaders and coaches before the actual cell meeting takes place. During this time, the supervisor/coach goes over the lesson and the leader is able to ask questions about the lesson. During the coaching meeting, we always have a someone give a practice “rehearsal lesson” so the leader will know how to deal with he passage. This allows the leader to have a better idea of the lesson and the biblical content.

Even though we help the leader prepare for the meeting, this doesn’t excuse the leader’s own personal preparation. He or she must pray, read the lesson, look at the questions, and personally prepare for the lesson. Each of our lessons consist of an introduction, three or four core teachings, and an application. This format is repeated week after week so that the leader will always think in terms of the introduction, body, and then application of the biblical passages. Having a clear format helps the leader develop the habit of preparing an ordered teaching on a passage from the Bible. These procedures help in the preparation of the lesson.

Comments?

Mario

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Preparando la enseñanza de la célula

por Mario Vega

La preparación de la lección para la célula es muy importante y debe comenzar varios días antes de la fecha de la reunión. Por esa razón, proporcionamos la guía para las lecciones con bastante anticipación. En realidad, en nuestro caso, la guía de lecciones cubre todo un trimestre y el líder la adquiere al inicio del mismo.

Recomendamos a cada líder preparar la lección con una semana de anticipación. Esto implica el leer no solamente el pasaje de la Biblia que se usará sino también el contexto en el cual se encuentra con el fin de familiarizarse con la idea global. Luego, se le sugiere leer la lección y tomar nota de las preguntas de aquellas cosas para las que quisiera una aclaración. Durante la reunión de supervisión que tendrá con su pastor de zona y con su supervisor durante la semana, podrá formular esas preguntas para aclarar sus vacíos. Además, tendrá la oportunidad de escuchar a otro líder desarrollar la lección como un ensayo frente a los demás líderes de su zona. Eso le permite tener una idea más completa del sentido de la enseñanza.

Pero, todo eso, no anula la responsabilidad que el líder tiene de prepararse a solas leyendo el pasaje bíblico en cuestión y revisando los puntos de la enseñanza. La misma es presentada de manera muy básica: una introducción, tres o cuatro enseñanzas centrales y una aplicación. Este formato se repite semana tras semana creando en el líder el condicionamiento para pensar en términos de introducción, cuerpo y aplicación sobre todos los pasajes de la Biblia que se enseñan. Eso, en cierta manera, ayuda para que el líder pueda desarrollar el hábito de montar una enseñanza ordenada sobre un pasaje de la Biblia. Estos procedimientos ayudan a la preparación de la lección.

Prepare the Lesson

randall

by Randall Neighbour

[Pre-blog note from the author to pastors reading this post: I personally do not feel that cell leaders should be burdened with developing cell agendas/lessons. Part of the support system you should offer them should include a simple, one page agenda that’s easy to follow and easy to give to a member of the group so others can facilitate the meeting. Their role is relational by nature, and preparing a cell lesson on their own each week will emotionally drain them and keep them from being as effective a leader as they could and should be for your church.]

If you’re a leader and you’re in charge of preparing a lesson each week for your group, here’s some tips I have used through the years that work very well:

Buy a Serendipity Bible as soon as possible. It contains icebreakers, questions to dig into passage to understand it, and personal application for each section of the Bible. I don’t use all the questions in the “dig” area because it’s too much Bible study for a cell group meeting, but it’s solid content for a lesson you can take and adapt for your group! … and it’s a lifesaver when you’re stumped or pressed for time.

Prepare the lesson at least 2 days in advance and let the content soak into your spirit. Ask God to give you insight as to what your group members need to learn, experience, talk about, and do with the Bible passage you are sharing. Then remain flexible to modify it.

When you prepare, employ the K.I.S.S. principle. “Keep It Simple for the Saints!” One or two verses of scripture; one question asking what the passage means; one or two questions asking how it applies to your lives today and how it might contrast the member’s lived-out values (versus their ideals, which isn’t what we do, but what we think we do); and finish with a probing question that leads the members into a desire to share transparently and minister to one another.

At least once a month, purposely do not leave enough time for lots of ministry during the meeting. Ask the group who would like prayer, then who would be willing to pray for them this week, and then ask them to discuss when and where they can do that in the days to follow. [I know this sounds crazy, but you need to challenge members to minister to one another outside the meeting if it’s not happening naturally in your group as of today.]

On a semi-annual basis, I surprise my group with a special “cell group agenda” they didn’t see coming, but they talk about for years afterward. What could have this much impact? An “impromptu” game night and pizza! I wait until everyone is having a rather stressful week at work and I know they’ll be dragging themselves to the group meeting. I ask the worship leader to sing one song to open the meeting, and then I stand up and throw 5 dollars on the coffee table. I then say, “Am I hearing the Holy Spirit right? I just thought I heard Him say that others should chip in, order a pizza and take the evening to have some fun together.” Of course, if someone needs ministry we slip into a side room and pray for them after we eat…

“Preparing the lesson” is as much about preparing your heart and loving people with your time between meetings as it is creating a list of questions for your group to answer. Never lose sight of the fact that Jesus invested a vast majority of his time hanging out with the disciples, not preaching!

Randall Neighbour is the President of TOUCH Outreach Ministries (www.touchusa.org) and the author of The Naked Truth About Small Group Ministry: When It Won’t Work And What To Do About It. For more great tips on cell life and leadership, visit his blog at: www.randallneighbour.com

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Prepara la Lección

Por Randall Vecino

[Nota del blog de parte del autor para los pastores que leen este blog: Yo personalmente no creo que los líderes celulares deben ser cargados con el desarrollo de agendas/lecciones. Parte del sistema de apoyo que se les debe ofrecer, debe de incluir un programa simple, una agenda de una página que sea fácil de seguir y fácil de dar a un miembro del grupo para que otros puedan facilitar la reunión. Su papel es relacional por naturaleza, y preparar una lección celular propia cada semana emocionalmente los desgastara y lo alejara de ser eficaz como líder en lo que podrían y deberían de ser para su iglesia]

Si usted es el líder y estás a cargo de preparar la lección cada semana para tu grupo, aquí hay algunos consejos que he utilizado a través de los años que funcionan muy bien:

Compra una Biblia Serendipity tan pronto te sea posible. Contiene rompehielos, preguntas para profundizar los pasajes y como entenderlos, y la aplicación personal para cada sección de la Biblia. Yo no uso todas las preguntas en la zona de “cavar” porque es mucho estudio para la reunión celular, pero es contenido sólido para una lección y se puede tomar, adaptar para tu grupo. Y es un salvavidas cuando no tienes ni idea o estas presionado por el tiempo.

Prepare la lección por lo menos 2 días antes y deja que el contenido penetre en tu espíritu. Pídale a Dios que te dé una idea de lo que los miembros del grupo tienen que aprender, experimentar, hablar, y hacer con el pasaje Bíblico que está compartiendo. Luego se flexible para modificarlo.

Cuando lo prepares, emplea el principio K.I.S.S. “Mantenlos simple para los santos” Uno o dos versículos de las Escrituras, una pregunta sobre lo que significa el pasaje, uno o dos preguntas preguntando el cómo se aplica a sus vidas hoy en día y cómo se podría contrastar los valores del miembro que no tiene valores (comparando su ideales, que no es lo que nosotros hacemos, sino lo que pensamos nosotros), y terminar con una pregunta que lleve a los miembros a un deseo de compartir de forma transparente y ministrar los unos a otros.

Al menos una vez al mes, a propósito no dejar suficiente tiempo para mucho ministerio durante la reunión. Pregunte al grupo quien quisiera una oración, entonces, ¿Quién estaría dispuesto a orar por ellos esta semana?, y luego pídales que discutan ¿Cuándo y dónde pueden hacerlo en los días que siguen? [Sé que parece una locura, pero tú necesitas miembros que ministren a otros fuera de la reunión si no está sucediendo de forma natural en tu grupo a partir de hoy]

En una base semestral, sorprendí a mi grupo con una especial “agenda de grupos celulares” no se lo esperaban, pero hablaron por años después de eso. ¿Qué tuvo tanta repercusión? Un “improvisado ” juego de noche y pizza. Espero a que todos tengan una semana bastante estresante en el trabajo y yo sé que van entrar arrastrándose a la reunión del grupo. Le pido al líder de alabanza que cante una canción para empezar la reunión, y luego me levanto y tiro 5 dólares en la mesa. Luego digo: “¿Estoy escuchando al Espíritu Santo? Sólo pensé que le oí decir que los demás deberían contribuir, para pedir una pizza y tomar la tarde para pasar un buen rato juntos. “Por supuesto, si alguien necesita ser ministrado vamos a la sala y oramos por ellos después de comer”…

“La preparación de la lección” se trata de la preparación de tu corazón y amar a la gente con su tiempo en las reuniones, ya que es la creación de una lista de preguntas para el grupo para responder. Nunca olvide que Jesús invirtió la gran mayoría de su tiempo con sus discípulos, no predicando.

Randall Neighbour es el presidente de los Ministerios de Alcance Touch (www.touchusa.org) y el autor de La verdad desnuda sobre Ministerio de Grupos Pequeños: Cuando no va a funcionar y qué hacer al respecto. Para obtener más grandes consejos sobre la vida celular y el liderazgo, visite su blog en: www.randallneighbour.com

Prepare for Leading the Lesson: Break the Rut

scott

by M. Scott Boren, The Center for Community and Mission, www.mscottboren.com, Twitter@mscottboren

When it comes to leading the cell group lesson, I must confess that it’s easy to “get in a rut.” After leading more meetings that I can count, I find it tempting to depend on my previous experience and upon my knowledge of the Bible. But there are some inherent problems that arise when I do this.

Because I don’t know the lesson as well as I should, I’m not able to focus on the people in the room. And therefore my ability to express love and to pay attention to others diminishes exponentially.

In a similar vein, I find it much harder to listen to the promptings and leadings of the Holy Spirit when I am not prepared. My energies are spent on trying to make sure that I communicate the point of the lesson correctly and ask the relevant questions. The ability to follow the Holy Spirit in unexpected ways is much easier when leaders enter the meeting prepared and confident about the lesson.

There is one more problem that I’ve experienced when I don’t prepare the lesson. I find that I’m not able to hear how God wants to speak to me about the lesson. Because I’m focused getting the content right, walls in my own heart inadvertently go up. And when this occurs, walls go up in the hearts of group members.

This is where the “rut” comes in. When we don’t prepare, we depend upon that familiar pattern, whether or not it is appropriate to the specific lesson. What if in preparation, you feel that you need to open the meeting by taking a walk and then leading the lesson in a park. Or what if your preparation leads you to reword a question that makes it more relevant to your group members. Or what if in working through your preparation, you sense God leading you to emphasize a specific question or point, even to the point of inviting people to meditate on it. Or what if you get an idea that you need to open your meeting by playing a board game together. Or …

Break the rut. Prepare and discover the new surprising things God wants to show your group.

Comments?

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Prepárense para dirigir la lección: Rompe la rutina

Por M. Scott Boren, Centro de la Comunidad y misiones, www.mscottboren.com, Twitter@mscottboren

Cuando se trata de dirigir la clase en los grupo celulares, les debo confesar que es muy fácil “Seguir una rutina”. Después de llevar acabo más reuniones de las que puedo contar, me resulta tentador depender de mi experiencia previa y en mi conocimiento de la Biblia. Pero hay algunos problemas inherentes que surgen cuando hago esto.

Porque no sé la lección, como debería, no soy capaz de concentrarme en las personas en la reunión. Y por lo tanto mi capacidad de expresar amor y de prestar atención a los demás se disminuye exponencialmente.

En el mismo sentido, creo que es mucho más difícil escuchar los susurros y la dirección del Espíritu Santo cuando no estoy preparado. Mis energías son gastadas en tratar de asegurar que estoy comunicando el punto de la lección correctamente y haciendo preguntas pertinentes. La habilidad de seguir al Espíritu Santo de manera inesperada es mucho más fácil cuando los líderes entran a la reunión preparados y confiados acerca de la lección.

Hay otro problema que he experimentado cuando yo no preparo la lección. Me parece que no soy capaz de oír cómo Dios quiere hablar conmigo acerca de la lección. Porque yo estoy concentrado en obtener el contenido correcto, las paredes de mi corazón, sin querer suben. Y cuando esto ocurre, las paredes suben en los corazones de los miembros del grupo.

Aquí es donde la “Rutina” entra en juego. Cuando no nos preparamos, dependemos del patrón familiar, ya si es o no es apropiado para la clase. ¿Qué pasa si en la preparación, sientes que es necesario empezar la reunión dando un paseo y luego llevar la lección en un parque?  ¿O qué si en la preparación te dirige a formular la pregunta que hace que sea más relevante para los miembros de su grupo? ¿O qué tal si mientras trabajos a través de la preparación, sientes que Dios te conduce a enfatizar una pregunta o punto específico?, hasta el punto de invitar a la gente a meditar sobre ella. ¿O tal vez tienes una idea de empezar la reunión, jugando un juego de mesa?  ¿O? …

Rompe la rutina. Prepara y descubre las nuevas cosas sorprendentes que Dios quiere mostrar a tu grupo