A Strategic Opportunity

steve

by Steve Cordle

Those who are interested in fulfilling the Great Commission will do well to make a deliberate effort to reach children. Studies of the U.S. church reveal up to 85% of Christians came to faith in Christ before the age of 18. That makes the childhood years the most strategic evangelistic opportunity. Children are also very open and receptive to the faith.

Our church uses the weekend worship time as the primary setting for our children’s work. As the adults worship, the children have a time of worship and then go to their groups.

However, neighborhood children’s cells can be very strategic for reaching children whose parents may not be willing to take their children to church on a weekend. If the cell is located a few doors down at a trusted neighbor’s house, the barrier for the children to attend is gone.

One practical note: regardless of whether the cell is in the neighborhood or at a weekend worship service, it is important to follow the “2 adult” rule when working with children. That is, no adult should be working alone with children. This is for the protection of both the children and the adults. We might not like to believe child abuse could ever happen near us, but no one wants to try to sort out conflicting accounts of what happened in the other room.

Ministry to children is a great opportunity to influence a generation and fulfill the Great Commission.

Comments?

Steve

Korean blog (click here)

Spanish blog:

Una oportunidad estratégica

Por Steve Cordle

Aquellos que estén interesados en el cumplimiento de la Gran Comisión harán bien en hacer un esfuerzo deliberado para llegar a los niños. Los estudios de la iglesia en los Estados Unidos revelan hasta un 85% de los cristianos llegaron a la fe en Cristo antes de la edad de 18 años. Eso hace que los años de la niñez es la oportunidad de evangelización más estratégica. Los niños también son muy abiertos y receptivos a la fe.

Nuestra iglesia utiliza el tiempo de adoración el fin de semana como el escenario principal para el trabajo de nuestros hijos. A medida que los adultos alaban, los niños tienen un tiempo de adoración y luego ir a sus grupos.

Sin embargo, las células de niños en la comunidad pueden ser muy estratégicas para llegar a los niños cuyos padres no pueden estar dispuestos a llevar a sus hijos a la iglesia durante el fin de semana. Si la célula se encuentra a unas pocas puertas en la casa de un vecino de confianza, la barrera para que los niños asistan se ha ido.

Una nota práctica: independientemente que si la célula está en el barrio o en un servicio de culto de fin de semana, es importante seguir la regla de “2 adultos” cuando se trabaja con los niños. Es decir, que ningún adulto debera estar trabajando a solas con los niños. Esto es para la protección tanto de los niños y los adultos. Puede que no les guste creer en el abuso de menores y que pueda pasar cerca de nosotros, pero nadie quiere tratar de arreglar las versiones contradictorias de lo que pasó en la otra habitación.

El ministerio a los niños es una gran oportunidad para influir en una generación y cumplir la Gran Comisión.

¿Comentarios?

Steve

Leave a Reply

Your email address will not be published.