Prepare for Leading the Lesson: Break the Rut

scott

by M. Scott Boren, The Center for Community and Mission, www.mscottboren.comTwitter@mscottboren

When it comes to leading the cell group lesson, I must confess that it’s easy to “get in a rut.” After leading more meetings that I can count, I find it tempting to depend on my previous experience and upon my knowledge of the Bible. But there are some inherent problems that arise when I do this.

Because I don’t know the lesson as well as I should, I’m not able to focus on the people in the room. And therefore my ability to express love and to pay attention to others diminishes exponentially.

In a similar vein, I find it much harder to listen to the promptings and leadings of the Holy Spirit when I am not prepared. My energies are spent on trying to make sure that I communicate the point of the lesson correctly and ask the relevant questions. The ability to follow the Holy Spirit in unexpected ways is much easier when leaders enter the meeting prepared and confident about the lesson.

There is one more problem that I’ve experienced when I don’t prepare the lesson. I find that I’m not able to hear how God wants to speak to me about the lesson. Because I’m focused getting the content right, walls in my own heart inadvertently go up. And when this occurs, walls go up in the hearts of group members.

This is where the “rut” comes in. When we don’t prepare, we depend upon that familiar pattern, whether or not it is appropriate to the specific lesson. What if in preparation, you feel that you need to open the meeting by taking a walk and then leading the lesson in a park. Or what if your preparation leads you to reword a question that makes it more relevant to your group members. Or what if in working through your preparation, you sense God leading you to emphasize a specific question or point, even to the point of inviting people to meditate on it. Or what if you get an idea that you need to open your meeting by playing a board game together. Or …

Break the rut. Prepare and discover the new surprising things God wants to show your group.

Comments?

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Prepárense para dirigir la lección: Rompe la rutina

Por M. Scott Boren, Centro de la Comunidad y misiones, www.mscottboren.com, Twitter@mscottboren

Cuando se trata de dirigir la clase en los grupo celulares, les debo confesar que es muy fácil “Seguir una rutina”. Después de llevar acabo más reuniones de las que puedo contar, me resulta tentador depender de mi experiencia previa y en mi conocimiento de la Biblia. Pero hay algunos problemas inherentes que surgen cuando hago esto.

Porque no sé la lección, como debera, no soy capaz de concentrarme en las personas en la reunión. Y por lo tanto mi capacidad de expresar amor y de prestar atención a los demás se disminuye exponencialmente.

En el mismo sentido, creo que es mucho más difcil escuchar los susurros y la dirección del Espritu Santo cuando no estoy preparado. Mis energas son gastadas en tratar de asegurar que estoy comunicando el punto de la lección correctamente y haciendo preguntas pertinentes. La habilidad de seguir al Espritu Santo de manera inesperada es mucho más fácil cuando los lderes entran a la reunión preparados y confiados acerca de la lección.

Hay otro problema que he experimentado cuando yo no preparo la lección. Me parece que no soy capaz de or cómo Dios quiere hablar conmigo acerca de la lección. Porque yo estoy concentrado en obtener el contenido correcto, las paredes de mi corazón, sin querer suben. Y cuando esto ocurre, las paredes suben en los corazones de los miembros del grupo.

Aqu es donde la “Rutina” entra en juego. Cuando no nos preparamos, dependemos del patrón familiar, ya si es o no es apropiado para la clase. ¿Qué pasa si en la preparación, sientes que es necesario empezar la reunión dando un paseo y luego llevar la lección en un parque?  ¿O qué si en la preparación te dirige a formular la pregunta que hace que sea más relevante para los miembros de su grupo? ¿O qué tal si mientras trabajos a través de la preparación, sientes que Dios te conduce a enfatizar una pregunta o punto especfico?, hasta el punto de invitar a la gente a meditar sobre ella. ¿O tal vez tienes una idea de empezar la reunión, jugando un juego de mesa?  ¿O? …

Rompe la rutina. Prepara y descubre las nuevas cosas sorprendentes que Dios quiere mostrar a tu grupo

Leave a Reply

Your email address will not be published.