Dealing with the Obstacles (part 2)

daphne

By Lorna Jenkins

Many adults treasure the times of worship in the cell groups, and fear that the children will disrupt it. Actually children love worship too once they have learned how to worship and why we worship. The children need to know the worship songs and be taught how to respond to them. Children are quick learners when it comes to leading worship, and with a little help and coaching they can lead the worship themselves. Even with the younger children, they can hold the words, or play a simple instrument, or press the computer to move the song along.

Safety issues are usually an issue when adults meet with children. An intergenerational cell is one of the safest places in the church for the children. When the parents are present they can be watchful for their children. Other adults share the responsibility of protecting the children from any kind of abusive behavior. This is one area in which the cell leader needs to know what to do if any behavior seems worrisome.

For some people their cell group is a very special and private part of their lives, and they are afraid that the children will talk about personal things. Once you explain to children that every person’s story belongs to them and you don’t tell other friends about it, I have found that children can be very careful in what they say to others. Breaks in confidentiality are more likely to come from the older people. We develop a culture of caring for each other by being trustworthy. Remember trust is a two-way street. Sometimes the children also have things which they don’t want to be talked about outside. Parents are often tempted to tell the group members things that the children would have preferred to keep to themselves.

In cell groups where the only adult present is a leader, many of these problems do not arise. The greatest problem is teaching the group how include children of different ages. In a group which is reaching out to community children, this is actually an advantage, because new children do not like to be separated into age-groups. For all the children the mixed –age community is a strong model of care and responsibility. Children are given tasks appropriate to their age and there are other children to help and encourage. A back-up leader can help sort out disputes, but after a while the community of children becomes its own adviser.

Many of the problems that people see in having children in cell groups, reflect the fears of adults. It’s new ground for everyone so we have to learn as we go. However the Holy Spirit is capable of teaching children as well as adults. Before Him we are all learners.

Comments?

Lorna

Korean blog (click here)

Portuguese blog (click here)

Spanish blog:

Haciendo frente a los obstáculos (parte 2)

Por Lorna Jenkins

Muchos adultos atesoran los momentos de adoración en los grupos celulares, y sienten que los niños lo van a interrumpir. En realidad los niños aman el culto de alabanza una vez que han aprendido a adorar y por qué adoramos. Los niños necesitan saber las canciones de adoración y ser enseñados el cómo responder a ellos. Los niños aprenden rápido cuando se trata de dirigir la adoración, y con un poco de ayuda y orientación ellos pueden dirigir el culto entre s mismos. Incluso con los niños más pequeños, que pueden contener las palabras, o tocar un simple instrumento, o pulsar el ratón de la computadora para cambiar la canción.

Los problemas de seguridad son generalmente un problema cuando los adultos se reúnen con los niños. Una célula intergeneracional es uno de los lugares más seguros de la iglesia para los niños. Cuando los padres están presentes, pueden estar atentos a sus hijos. Otros adultos que comparten la responsabilidad de proteger a los niños de cualquier tipo de conducta abusiva. Esta es un área en la que el lder de la célula tiene que saber qué hacer en caso que cualquier comportamiento parezca preocupante.

Para algunas personas su grupo celular es una parte muy especial y privada de sus vidas, y tienen miedo de que los niños hablen cosas personales. Una vez usted les explica a los niños que la historia de cada persona pertenece a ellos y ellos no la comparten con otros amigos, he encontrado que los niños pueden ser muy cuidadosos en lo que le dicen a los demás. Las interrupciones de confidencialidad son más probables que provengan de las personas mayores. Desarrollamos una cultura de cuidado entre s por ser digno de confianza. Recuerde la confianza es una calle de dos vas. A veces, los niños también tienen cosas que ellos no quieren que se hable fuera. Los padres a menudo se sienten tentados en decir a los miembros del grupo lo que los niños han preferido mantener para s mismos.

En los grupos de células donde el único adulto presente es el lder, muchos de estos problemas no surgen. El mayor problema es enseñar al grupo cómo incluir a los niños de diferentes edades. En un grupo que está tratando de alcanzar a los niños de la comunidad, esto es realmente una ventaja, ya que los nuevos niños no les gusta ser separados en grupos de edades. Para todos los niños de la comunidad de diferentes edades es un fuerte modelo de atención y responsabilidad. Los niños reciben tareas apropiadas a su edad y hay otros niños para ayudar y animar. Un lder de respaldo puede ayudar a resolver estos conflictos, pero después de un tiempo la comunidad de los niños se convierte en su propio asesor.

Muchos de los problemas que la gente ve en tener niños en los grupos celulares, reflejan los miedos de los adultos. Es un nuevo camino para todos, as que tenemos que aprender mientras vamos. Sin embargo, el Espritu Santo es capaz de enseñar a los niños as como a los adultos. Antes de él todos somos aprendices.

¿Comentarios?

Lorna

Leave a Reply

Your email address will not be published.