God Starts with Youth

coach_JoelFamilyWeb

By Joel Comiskey

Excerpts from Youth in Cell Ministry

The names of Moses, Joshua, Abraham, Joseph, Ruth, and David are familiar to Jews and Christians alike. Pulpits worldwide proclaim these men and women of God who are found in the pages of the Old and New Testament. We often overlook, however, that God called these men and women as youth. Through their testimonies, we’re reminded that youth is an opportune time period for God to start the discipleship process. God loves to do the unexpected through youth and to challenge the false beliefs that only the older and wiser can be God’s special tools.

Joseph, was a “young man of seventeen” when God interrupted his sleep with some amazing dreams (Genesis 37:5). God eventually used Joseph to save the world from starvation and deliver his family, the bloodline of Christ, to prosperity in Egypt.

Joshua was Moses’ aid since “youth” (Numbers 11:28). When Moses interceded with God in the Tent of Meeting outside the camp, Joshua would go with him.

Samuel is another excellent example of God’s calling to young people. We read that the “boy Samuel ministered before the LORD under Eli” (1 Samuel 3:1). He first heard God’s voice and call as a child. When Samuel was “old and gray,” he testified that it was from the time of his youth that he was a leader for the people of Israel (1 Samuel 12:2).

Ruth was still a young woman when she became a widow and followed Naomi to Bethlehem (Ruth 1).

David was a mere boy when he defeated Goliath and attracted the attention of the king. David’s character development and faith exploits began when he was a boy shepherd, caring for the sheep (1 Samuel 17).

Josiah was king at the age of eight, and by the time he was in his late teens, God used him to bring a rebellious nation back to God (2 Kings 22:1).

Daniel and his friends were probably teenagers when they were led across the Fertile Crescent into captivity. We can imagine them as young men, quite possibly in their late teens, as they testified to Yahweh and interpreted the king’s dreams (Daniel 1-5).

Mary, the mother of Jesus, was a mere youth when the angel appeared to her with unprecedented news of her supernatural pregnancy (Luke 1:26-38).

Some have observed that Jesus led the original “youth group,” believing that Christ’s twelve disciples were probably under the age of eighteen. Christ’s choice of the twelve gives new meaning to youth ministry and motivation to disciple those who are young.

The Apostle Paul first began to work with Timothy when he was approximately sixteen years old. Paul discipled Timothy and developed him to become the pastor in Ephesus, a very important church. He exhorted his young disciple, “Don’t let anyone look down on you because you are young, but set an example for the believers in speech, in conduct, in love, in faith and in purity” (1 Timothy 4:12). He then told Timothy, “And the things you have heard me say in the presence of many witnesses entrust to reliable men who will also be qualified to teach others” (2 Timothy 2:2).

Special deals this week:

10.95 for print edition (free shipping)

2.99 for kindle edition

2.99 for PDF edition

Korean blog (click here)

Portuguese blog:

Deus Começa Com Os Jovens
Por Joel Comiskey

Excertos de Youth in Cell Ministry (Jovens no Ministério Celular, em tradução livre)

Os nomes de Moisés, Josué, Abraão, José, Rute e Davi são familiares aos judeus e aos cristãos. Os púlpitos em todo o mundo proclamam esses homens e mulheres de Deus que são encontrados nas páginas do Antigo e Novo Testamento. Muitas vezes esquecemos, no entanto, que Deus chamou esses homens e mulheres enquanto eram jovens. Através de seus testemunhos, lembramos que a juventude é um perodo oportuno para que Deus comece o processo de discipulado. Deus ama fazer o inesperado através da juventude e desafiar as falsas crenças de que somente os mais velhos e sábios podem ser ferramentas especiais de Deus.

José era um “jovem de dezessete anos” quando Deus interrompeu seu sono com alguns sonhos incrveis (Gênesis 37:5). Deus eventualmente usou José para salvar o mundo da fome e liberar sua famlia, a linhagem de Cristo, para a prosperidade no Egito.

Josué era o auxiliador de Moisés desde “a juventude” (Números 11:28). Quando Moisés intercedia com Deus na Tenda da Revelação fora do campo, Josué ia com ele.

Samuel é outro excelente exemplo do chamado de Deus aos jovens. Lemos que o “menino Samuel servia ao Senhor perante Eli” (1 Samuel 3:1). Ele ouviu pela primeira vez a voz de Deus e foi chamado quando era uma criança. Quando Samuel estava “velho e grisalho”, ele testificou que desde o tempo da sua juventude ele era um lder para o povo de Israel (1 Samuel 12:2).

Rute era ainda jovem quando ficou viúva e seguiu Noêmi para Belém (Rute 1).

David era um mero menino quando derrotou Golias e atraiu a atenção do rei. O desenvolvimento do caráter de Davi e as façanhas de fé começaram quando ele era um menino pastor, cuidando das ovelhas (1 Samuel 17).

Josias era foi aos oito anos de idade e, quando ele estava na adolescência, Deus o usou para trazer uma nação rebelde de volta a Deus (2 Reis 22:1).

Daniel e seus amigos eram provavelmente adolescentes quando foram conduzidos pelo Crescente Fértil para o cativeiro. Podemos imaginá-los como jovens, possivelmente na adolescência, quando testemunharam de Yahweh e interpretaram os sonhos do rei (Daniel 1-5).

Maria, a mãe de Jesus, era uma mera jovem quando o anjo lhe apareceu com a notcia sem precedentes de sua gravidez sobrenatural (Lucas 1: 26-38).

Algumas pessoas observaram que Jesus liderou o “grupo de jovens” original, acreditando que os doze discpulos de Cristo provavelmente tinham menos de dezoito anos. A escolha dos doze por Cristo dá novo significado ao ministério juvenil e motivação para discipular os jovens.

O apóstolo Paulo começou a trabalhar com Timóteo quando ele tinha aproximadamente dezesseis anos. Paulo discipulou Timóteo e o desenvolveu para se tornar o pastor em Éfeso, uma igreja muito importante. Ele exortou o seu jovem discpulo: “Não deixe que ninguém o despreze porque você é jovem, mas sirva de exemplo para os crentes na fala, na conduta, no amor, na fé e na pureza” (1 Timóteo 4:12). Então ele disse a Timóteo: “E o que de mim ouviste de muitas testemunhas, transmite-o a homens fiéis, que sejam idôneos para também ensinarem os outros” (2 Timóteo 2: 2).

Ofertas especiais desta semana:
$10,95 pela edição impressa (frete grátis na região de entrega)
$2,99 pela edição para kindle
$2.99 pela edição em PDF

Spanish blog: 

Dios Empieza con los Jóvenes

Por Joel Comiskey

Extractos de Youth in Cell Ministry (el libro aparece en español a finales de esta semana)

Lo que Dios está haciendo hoy con la juventud refleja el patrón bblico de la obra de Dios en los jóvenes desde las primeras páginas de las Escrituras. Dios siempre ha dado prioridad a los jóvenes y nosotros también deberamos hacerlo.

Los nombres de Moisés, Josué, Abraham, José, Rut y David son muy conocidos tanto para judos como para cristianos. Los púlpitos de todo el mundo proclaman a estos hombres y mujeres de Dios que se encuentran en las páginas del Antiguo y Nuevo Testamento. Sus nombres también aparecen en innumerables historias bblicas en las escuelas dominicales, lecciones bblicas para adultos e incluso en los medios seculares. Los llamamos héroes de la fe. Ellos alimentan nuestra imaginación de lo que Dios puede hacer y nos desafan a ser como ellos.

Sin embargo, a menudo pasamos por alto que Dios llamó a estos hombres y mujeres cuando eran jóvenes. Como jóvenes, Dios obró a través de ellos, los probó, y luego los llevó a tener una mayor influencia y posiciones de liderazgo. A través de sus testimonios, se nos recuerda que la juventud es un perodo de tiempo oportuno para que Dios inicie el proceso de discipulado. Dios ama hacer lo inesperado a través de la juventud y desafiar las falsas creencias de que sólo los adultos y más sabios pueden ser las herramientas especiales de Dios.

José, era un “joven de diecisiete años” cuando Dios lo interrumpió cuando dorma con unos sueños increbles (Génesis 37: 5). Dios eventualmente usó a José para salvar al mundo del hambre y libertar a su familia, que era del linaje de Cristo, para tener prosperidad en Egipto. José escuchó a Dios y permaneció fiel durante los veintidós años que tardó el cumplimiento de esos sueños y la salvación de muchas vidas.

Josué fue la ayuda de Moisés desde “su juventud” (Números 11:28). Cuando Moisés interceda con Dios en la tienda de reunión fuera del campamento, Josué lo acompañaba. Después de que Moisés recibió el mensaje para entregarlo al pueblo, “su joven ayudante Josué hijo de Nun no salió de la tienda” (Éxodo 33:11). El fuerte liderazgo de Josué se desarrolló a través de los muchos años en que Moisés fue su mentor. La influencia de Josué se puede ver por el hecho de que Israel siguió viviendo para Dios después de su muerte: “Durante toda la vida de Josué, el pueblo de Israel haba servido al Señor. As sucedió también durante el tiempo en que estuvieron al frente de Israel los jefes que haban compartido el liderazgo con Josué y que saban todo lo que el Señor haba hecho a favor de su pueblo”. (Josué 24:31).

Samuel es otro excelente ejemplo del llamado de Dios a los jóvenes. Leemos que el “muchacho Samuel ministró delante de Jehová bajo el cuidado de El” (1 Samuel 3: 1). Primero escuchó la voz de Dios y el llamado como un niño. Cuando Samuel estaba “viejo y lleno de canas”, testificó que desde el tiempo de su juventud haba sido un lder para el pueblo de Israel (1 Samuel 12: 2).

Rut aún era una mujer joven cuando enviudó y siguió a Noem hacia Belén (Rut 1).

David era un simple muchacho cuando derrotó a Goliat y atrajo la atención del rey. El desarrollo del carácter de David y las hazañas de la fe comenzaron cuando él era un niño pastor, cuidando de las ovejas (1 Samuel 17).

Josas fue rey a la edad de ocho años, y cuando él estaba en su adolescencia, Dios lo usó para traer una nación rebelde a Dios (2 Reyes 22: 1).

Daniel y sus amigos eran probablemente adolescentes cuando fueron conducidos a través del Creciente Fértil al cautiverio. Podemos imaginarlos como jóvenes, posiblemente a finales de su adolescencia, mientras testificaron de Yahweh e interpretaron los sueños del rey (Daniel 1-5).

Salomón dice en Eclesiastés 11: 9, “Sé feliz, jovencito, mientras eres joven, y que tu corazón te dé gozo en los das de tu juventud”. Salomón concluye en Eclesiastés 11: 9-12: 1 que el objetivo principal de la vida es “recordar” a Dios mientras eres joven y todava puedes determinar el curso de tu vida. Muchos adultos se han enredado en los asuntos del mundo, perdiendo la paz y la alegra de seguir a Dios de todo corazón y viviendo de acuerdo con su verdad.

Mara, la madre de Jesús, era una jovencita cuando el ángel se le apareció con noticias sin precedentes de su embarazo sobrenatural (Lucas 1: 26-38).

Algunos consideran que Jesús dirigió el primer “grupo juvenil”, y se cree que los doce discpulos de Cristo probablemente tenan menos de dieciocho años. La elección de los doce que hizo Cristo da un nuevo significado al ministerio juvenil y la motivación para discipular a los jóvenes.

El apóstol Pablo comenzó a trabajar con Timoteo cuando tena aproximadamente dieciséis años. Pablo discipuló a Timoteo y lo preparó para convertirse en pastor de Éfeso, una iglesia muy importante. Exhortó a su joven discpulo: “Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza.” (1 Timoteo 4:12). Entonces le dijo a Timoteo: “ Lo que me has odo decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros” (2 Timoteo 2: 2).

No hay ningún indicador en las Escrituras de una edad especfica para ningún discpulo, pero el contexto histórico da pistas. En el tiempo de Jesús, un hombre judo reciba una esposa después de la edad de 18 años. Ray VanderLaan da varios argumentos para las jóvenes edades de los discpulos aqu: https://kbonikowsky.wordpress.com/2008/08/20/jesus-disciples-a-teenage-posse/

Cuando Jesús dio la Gran Comisión a sus discpulos, ellos saban exactamente a lo que él se refera. Después de todo, Jesús lo haba demostrado de manera práctica. Jesús preparó a su propio grupo de doce y los pastoreó durante tres años. En esa atmósfera celular, los discpulos fueron moldeados, formados, entrenados y luego enviados. Estos mismos discpulos se convirtieron en los principales lderes de la Iglesia primitiva.

Jesús no sólo ministró con estos discpulos durante el transcurso de tres años, sino que luego los envió a los hogares para establecer iglesias en las casas que se multiplicaran y luego se infiltraran en las comunidades de alrededor (Lucas 9 y 10). En otras palabras, el ministerio de casa en casa en pequeños grupos era la forma en que Jesús haca discpulos, y esperaba que sus discpulos hicieran lo mismo. Las casas o apartamentos eran muy pequeños en el mundo antiguo, y eran excelentes lugares de reunión para hacer discpulos.

Los grupos pequeños siguen siendo el mejor campo de entrenamiento para futuros discpulos. José Abaroa, ministro de la juventud de la Iglesia Cypress Creek, en Wimberley, Texas, desafa a sus jóvenes para convertirse en discpulos que dirijan grupos de vida en los campus de secundaria y preparatoria. Él espera mucho de sus jóvenes, y ellos han respondido dirigiendo y multiplicando grupos celulares juveniles. Las células de preparatoria del campus se reúnen a la hora del almuerzo durante una hora y media. Los grupos son dinámicos, divertidos y motivadores. Los lderes de los grupos crecen más que los asistentes, ya que estos son desafiados a confiar en Jesús para ser usados por Él. José confa en que sus estudiantes son lderes capaces y pueden ministrar efectivamente a otros estudiantes, mientras se convierten en discpulos en el proceso.

José también reúne a las células juveniles como congregación el da domingo. Me dijo, “Ellos necesitan saber que siempre pueden contar con nosotros”. José es un apasionado por el ministerio celular porque él mismo nació de nuevo y fue discipulado en una reunión del grupo de vida de Cypress Creek en el campus de la Universidad Estatal de Texas en San Marcos. Jesús transformó a José en el grupo de vida, y él quiere que otros más experimenten a Cristo de la misma manera, incluyendo a los estudiantes de secundaria y de preparatoria.

Algunos reaccionan negativamente a la palabra discpulo, pero el significado original significa simplemente alumno o pupilo. Después de la resurrección de Cristo, la palabra discpulo fue ampliada para incluir palabras como creyente, santo, cristiano y hermano o hermana en Cristo. ¿Por qué? Porque después de Pentecostés, Dios estableció la Iglesia, la reunión de los creyentes, para ser el lugar principal donde ocurrira el discipulado.

Las células juveniles son una forma emocionante de hacer que los seguidores de Cristo sean moldeados, y transformados en el proceso. Descubriremos en este libro cómo las iglesias discipulan a los jóvenes a través de grupos celulares y encuentros juveniles más amplios. Veremos cómo las iglesias hacen la transición a las células juveniles, evitan los errores comunes en el ministerio juvenil e incluso plantan iglesias celulares para hacer discpulos en todo el mundo.

En la Antigua Grecia, los filósofos estaban rodeados por sus alumnos. Los judos decan ser discpulos de Moisés (Juan 9:28) y los seguidores de Juan el Bautista eran conocidos como sus discpulos (Marcos 2:18; Juan 1:35).

Leave a Reply

Your email address will not be published.