Where Cells Should Meet?

mario

by Mario Vega

I agree with Joel Comiskey that a cell group can meet anywhere with the exception of the church building. The decision of where to meet depends largely on the needs of the cell memebers. In El Salvador, the Christian University Movement evangelizes university students throughout the country. This movement focuses focuses on cell groups and utilizes campus classrooms, lawns, cafeterias or anywhere they can find a meeting place for their cell groups. Some of the members of this movement are also part of the Elim Church and bring to the church a in-depth experience in cell ministry and have been a great help to our own cells.

Even though there is a wide variety of cell meeting places, we in Elim focus solely on meeting in the home. From the beginning, our goal was to win the families of El Salvador. In fact, in the beginning we called our cells “Family Groups.” We did this because in Spanish, David Cho’s first book was titled, “Family Groups and the Growth of the Church.” Our goal from the beginning was to reach families with the gospel of Jesus Christ, and so we focused on starting cells in homes.

Today, after so many years of cell ministry, we continue opening cell groups in the homes. We don’t have cell groups in other places, nor do we encourage them. Even though this is our practice at Elim, I believe that if a cell group meets at the same place (even if it’s not a home), it can still fulfill the key values of evangelism, community, and edification. These are the key values that make or break a cell group–not where it meets.

One of the difficulties we face in meeting in places outside the home is that it makes the supervisory work more difficult. For example, it would make it more difficult for a supervisor to visit a university or secular place of employment. At the same time, this is a problem that some cell churches have overcome. Please feel free to share your experiences.

Korean translation:  http://cafe.naver.com/ncdcell/1290

Portuguese translation

Translation into Spanish

Células en las casas y fuera de las casas.

Estoy de acuerdo con Joel Comiskey que una célula puede realizarse en cualquier lugar siempre y cuando sea fuera del edificio de la iglesia. Lo cual, depende mucho de las necesidades de los miembros de esa célula. En El Salvador existe el Movimiento Universitario Cristiano (MUC) que realiza un trabajo de evangelización en las universidades de nuestro pas. Ellos se reúnen siguiendo el patrón de las células y, de esa manera, penetran las universidades reuniéndose en los campus de cada una de ellas. Eso les facilita el reunir a los estudiantes sin mayores dificultades.

Algunos de los miembros del MUC son miembros de nuestras iglesias y poseen mucha experiencia en el trabajo celular. Ellos resultan ser muy buenos como lderes dentro del MUC.

Sin embargo, en Elim, todas nuestras células las realizamos en las casas. Desde el principio uno de los objetivos fue el de ganar el grupo familiar. De hecho, al principio nuestras células se llamaron ‘Grupos Familiares’. La razón de ello fue porque as tradujeron al español el titulo de uno de los libros del Pastor Cho: ‘Los Grupos Familiares y el Crecimiento de la Iglesia.’ En razón de ese libro fue que nuestro enfoque se colocó en alcanzar a las familias, lo cual, nos condujo a ubicar las células en las casas únicamente.

Hoy, después de todos estos años, el trabajo se continúa realizando solamente en las casas. No tenemos células ni animamos a que se abran en lugares que no sean las casas. Esa es nuestra manera como lo hacemos en Elim. Pero, creo que si una célula se reúne constantemente en otro lugar que no sea una casa, puede alcanzar los valores de la evangelización, la comunión y la edificación. En realidad, esos son los componentes que convierten a un grupo pequeño en una célula.

Una de las dificultades que vemos en salir de las casas es que la labor del supervisor se dificultara. Por ejemplo, sera difcil tener un supervisor para una o varias células que se reunieran en una escuela o en una universidad en horas de trabajo. Pero de seguro, este es un problema que algunas iglesias ya habrán resuelto. ¿Por qué no comparten aqu sus experiencias?

Leave a Reply

Your email address will not be published.