Mobilizing the Children

daphne

by Daphne Kirk

www.Gnation2gnation.com

Until Christian parents are empowered to disciple, church focus generally is toward their children instead of being turned outward. The parable of the lost sheep in Matthew 18 is about children. The 99 are secure while the shepherd goes after the lost one because “it is not the will of your Father in heaven that ONE of these little ones should perish” (v.14). If we really desire to do the will of the Father we MUST go after His lost little ones.

There is a growing awareness of the 4/14 window, the demographic group from age four to fourteen years old. This age window is the most open and receptive to every form of spiritual and developmental input (http://4to14window.com/introduction). Can the cell church movement ignore this awakening?

Children’s cells can be mobilized on this rescue mission, in the community where the children and their families live, mobilized by any cell or ministry so long as child protection issues are clearly addressed.

Children’s ministry is a great opportunity to transition into children’s cells. These bring peer group dynamics and adults who “facilitate,” can transition to peer led cells by children who are experientially trained, resourced, and supported. They also provide a place where children with no home discipleship can grow and learn. A great way to integrate these children AND reach their families is for a Christian family to “adopt” them, reach out to their family, and care for them within the context of the church– especially in celebration with adults. This prevents losing the powerful dynamic of worshipping in the context of family.

A child evangelist is a child who is an evangelist! We cannot raise another generation of inward looking Christians. They can run cells in their schools, homes, streets etc. Children love running clubs… that natural ability can be mobilized for the kingdom.

Sadly the majority of material for children’s ministry has virtually no envisioning or training for evangelism and mission. Remember that the “witness” section of a cell is for children as well. I have a dream that parents raise soldiers (disciples) and bring those soldiers (children) to the body of Christ which forms them into an army (cell group) to win the lost. The 4 /14 window is waiting. Children’s cells are an important answer.

Comments?

Daphne

Korean blog (click here)

Spanish blog:

Movilizando los niños

por Daphne Kirk

www.Gnation2gnation.com

Hasta que los padres cristianos tengan el poder de discipular, el enfoque de la iglesia en general es hacia sus hijos en lugar de hacia afuera. La parábola de la oveja perdida en Mateo 18 es acerca de los niños. Las 99 están seguras, mientras que el pastor va tras la perdida porque “no es la voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que uno de estos pequeños se pierda” (v.14). Si realmente deseamos hacer la voluntad del Padre, debemos ir tras los pequeños perdidos.

Hay una creciente toma de conciencia de la ventana 4/14, el grupo demográfico de la edad de cuatro a catorce años de edad. Esta ventana de edad es la más abierta y receptiva a toda forma espiritual y de desarrollo (http://4to14window.com/introduction). ¿Puede el movimiento de la iglesia celular ignorar este despertar?

Las células de los niños pueden ser movilizadas en esta misión de rescate, en la comunidad donde los niños y sus familias viven, movilizados por cualquier célula o ministerio, siempre y cuando la protección infantil esté claramente identificada.

El ministerio infantil es una gran oportunidad para la transición en las células de los niños. Se trata de la dinámica de los grupos de pares y los adultos que “faciliten”, se puede mirar la transición a las células encabezadas por los niños que están formados por experiencia, recursos y apoyo. También proporcionan un lugar donde los niños sin hogar pueden ser discipulados, crecer y aprender. Una gran manera de integrar a estos niños y llegar a sus familias, es, que una familia cristiana los “adopte”, lleguen a su familia, y cuiden de ellos en el contexto de la Iglesia – en especial en la celebración con los adultos. Esto evita perder la poderosa dinámica del culto en el contexto de la familia.

¡Un niño evangelista es un niño que es un evangelista! No podemos criar otra generación de cristianos que buscan hacia el interior. Ellos pueden liderar las células en sus escuelas, casas, calles, etc. Los niños aman correr en grupos… y esa habilidad natural puede ser movilizada para su reino.

Lamentablemente la mayora de los materiales para el ministerio de niños no tiene prácticamente ninguna ideación o formación para la evangelización y la misión. Recuerde que la sección de “testigo” en una célula son los niños. Yo tengo un sueño que los padres cran a los soldados (los discpulos) y llevan a los soldados (niños) al cuerpo de Cristo, los cuales forman un ejército (grupo de células) para ganar a los perdidos. La ventana 4/14 está a la espera. Las células de los niños son una respuesta importante.

¿Comentarios?

Daphne

Leave a Reply

Your email address will not be published.